carta Publicamos el testimonio de una mamá, la mamá de Ariadna.

Ariadna es una de nuestras increíbles maestras; ella al igual que muchos otros niños, nos enseñan cotidianamente con inolvidables lecciones de vida, a todos los que nos acercamos a ellos, sea cual sea la razón para tan extraordinario encuentro.

Esta carta fue leída por nuestra Presidenta en las Jornadas sobre Cáncer Infantil organizadas por la Asociación Infantil Oncológica de la Comunidad de Madrid, en las que la ASR estuvo presente como invitada. A continuación reproducimos íntegramente el contenido de la carta remitida por Mª José.

 

Buenas tardes y gracias de antemano a todos los que estáis escuchando este testimonio, que seguro os recordará a tantos otros vividos en los diferentes hospitales en los que prestáis vuestro voluntariado.

Me llamo María José, más conocida por mamá de Ariadna. Me gustaría haber estado con vosotros, pero hoy es un día muy especial para mi familia, Ari la protagonista de esta historia cumple 3 años, por lo que toca tarta, soplar velas y cantar.

Todo empezó en octubre del 2011 y como todos los padres no nos esperábamos que la enfermedad tocara a nuestra puerta. El día que nos enteramos, se instaló en nuestro entorno un huracán que nos arrastró a un mar de datos, que era imposible retener.
En esos días conocimos a la persona que lee estas líneas, me acuerdo que tenía una sonrisa serena y brillo en sus preciosos ojos azules. Venía a dar reiki a nuestra hija, mi marido se lo había pedido.

Empezó a poner las manos a la niña con mucha suavidad y ternura. Recordé a mi madre cuando ponía sus manos sobre mi tripita para calmar el dolor. Se empezó a crear en la habitación un poco de tranquilidad, tan necesaria. Pasaron los días del primer ingreso, fueron los voluntarios de reiki diariamente a su cita con nuestra habitación, todos con un denominador común, el brillo en sus ojos. Personas que son conscientes que lo que hacen es crear una pequeña isla en un océano embravecido con los miedos y temores de una enfermedad que hace tambalear a toda la familia.

Mi hija paso unos días muy malos, estaba tiradita y casi siempre medio dormida. Le dieron una sesión y cuando iban a terminar, la niña se despertó y sonrío. Creo que fue el detonante para que mi marido y yo aprendiéramos también y así poder dárselo cuando los voluntarios no vienen.

Todos los días, al anochecer, cuando las luces del hospital se medio apagaban yo le daba una sesión a mi hija y se quedaba dormidita enseguida. Cuando terminaba y me acostaba seguía conmigo y con mi pareja, para tener esa tranquilidad tan deseada. Mi marido lo hacía desde casa, cuando llegaba después de estar con nosotras, eso nos hacía estar más juntos y sentíamos que hacíamos algo más que cuidar a la peque, esta sensación ha sido muy importante durante todo el proceso. Al día siguiente, cuando nos veíamos lo comentábamos y nos seguíamos sintiendo conectados.

Durante estos años, todos los días mi hija ha recibido su sesión como si fuese un medicamento que se tiene que suministrar con regularidad para que surta su efecto, además de mi hija, también lo han recibido todos y todo lo que estaba involucrado en su proceso.

Con el tiempo he entendido que uno de los beneficios, para los padres, de la práctica de reiki es que cuando lo estás dando no piensas en los por qué ni te atormentan los miedos.

Este proceso no es fácil ni al principio ni al final, todo se pone patas arriba. los nervios los tienes destrozados, los miedos se hacen presentes todos los días y si tienes fisuras en tu familia , en tu personalidad o en cualquier aspecto de tu vida, prepárate por que se hará más grande. Por eso si hay algo que te pueda ayudar a sobre llevar un poco todo esto hay que cogerlo y crear un balón de oxígeno que te permita respirar un poco.

Vuelvo a reiterar las gracias por escuchar estas líneas.

Saludos,

Mª José

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies